Es The Sting (El golpe) una obra maestra? -por Carlokapuscinski-

cartel

Siempre que veo la reposición en televisión de ésta gran película me pregunto porque me gusta tanto y claro, me digo: ¡es que es genial! La divertida trama de un gran timo muy cercana a las historias de la “picaresca” española sumada a las muy creíbles interpretaciones de un gran elenco de actores y todo su conjunto en general, así como la inspiradísima música que parecía estar esperando una película, de Scott Joplin, s.joplingrandísimo músico de gran formación clásica y compositor de varias óperas, la convierten en una obra maestra que suscita en mi sentimientos muy diversos. Pero, aquí nace otra de mis principales reflexiones en el campo artístico: ¿cuándo consideramos una obra como maestra y sublime? En mi modesta opinión la definiría como algo que a pesar de ver, escuchar, leer, etc, cientos de veces nunca aburre, incluso al contrario se descubre algo nuevo ó renueva esa sensación de pertenencia. Si, identificamos como nuestra la trama, los colores, las palabras, quedamos gratamente embelesados. Por poner un ejemplo, la sinfonia 40 de Mozart ó la 9ª de Beethoven, la noche estrellada de Van Gogh ó la segunda parte de El Quijote, entre otras muchas, siempre deben ser retomadas, (no por supuesto con la insistencia con que le “administran” su música favorita al protagonista de La naranja mecánica de Kubrick una y otra vez sin descanso) lo que no contradice por otra parte la necesaria y ardúa búsqueda de nuevos “paraísos”.
madrid en 3 horas 018
http://kreusch-sheet-music.net (Scott Joplin)

 

http://www.youtube.com/watch?v=NdCBT_VHnUk&feature=player_embedded

Ananda Sukarlan: “no soy un intelectual, soy un artista…”

SUKARLAN,%20ANANDA

Afamado pianísta, compositor y fundador del JCOM (Yakarta Conservatory of Music) Ananda Sukarlan conoce en 1993 a los compositores españoles que triunfaban en Holanda: David del Puerto, Jesús Rueda y posteriormente a Santiago Lanchares. Según sus palabras en una entrevista resumidas en algunos fragmentos:

“Escriben música llena de pasión, belleza y expresividad y no tan fría como otras que había interpretado y escuchado hasta entonces. Ante todo música debe ser expresiva, no para impresionar. En el caso del siglo XX, hay mucha música que sólo se basa en teorías y análisis, que son para impresionar a musicólogos y críticos, en este caso me parece bien pero no me interesa en absoluto, yo no soy un intelectual, soy un artísta, me toca el corazón la belleza y la pasión. Cómo compositor creo que una obra compuesta para un determinado intérprete siempre es mejor por dos motivos, primero porque la relación humana está presente y segundo, porque el intérprete conoce mejor su instrumento y puede sugerir cosas al compositor para mejorar y desarrollar el virtuosísmo de la pieza.

La música de hoy ya no es vanguardista que está hecha para ser revolucionaria, la música de hoy es apasionante.

Desgraciadamente en la mayoría de los conciertos se sobrevaloran la precisión digital y la velocidad, cosas que se pueden conseguir a base de horas de disciplina y trabajo duro. Pero de allí a llegar a un verdadero arte y musicalidad queda un camino largo. Un gran músico, como gran artista puede nacer en Logroño, Reykyavik o Beijing.”

Creo que estas ideas deberían conformar el espíritu de un músico de la actualidad, es necesario (vital) buscar nuevos horizontes sin tener que olvidar por esto a nuestros geniales antepasados musicales.

Sembrar, sembrar, sembrar… (a Joaquín Tafur)

Fotos Conciertos Avila 165

Alza la mano y siembra, con un gesto impaciente,
en el surco, en el viento, en la arena, en el mar…
Sembrar, sembrar, sembrar infatigablemente.
En mujer, surco o sueño, sembrar, sembrar, sembrar…

Yérguete ante la vida con la fé de tu siembra;
siembra el amor y el odio, y sonríe al pasar…
La arena del desierto y el vientre de la hembra
bajo tu gesto próvido quieren fructificar…

Desdichados de aquellos que la vida maldijo,
que no soñaron nunca ni supieron amar…
Hay que sembrar un árbol, un ansia, un sueño, un hijo.
Porque la vida es eso: ¡Sembrar, sembrar, sembrar!

Oasis(J.A.Buesa)