(Recordando un concierto memorable) ROBERTO MORONN PEREZ en RECITAL desde la ESCUELA SUPERIOR DE CANTO de MADRID (4 Marzo 2011) por Carlokapuscinski





En colaboración con la Escuela Superior de Canto, la S.E.G (Sdad.Española de la Guit.) organizó el magnífico concierto del joven y brillantísimo guitarrísta Roberto Morón el pasado 4 de Marzo en la propia Sede de la mencionada Escuela en Madrid, precioso y antiguo Palacio de Bauer, diversas veces restaurado por la Comunidad de Madrid desde el año 2003 y que muestra el arte y los gustos del S.XIX.



En la primera planta se encuentra una interesante colección de fotografías de momentos memorables en lahistoria de la Escuela Superior de Canto.

                                                 

Sustituida por el salón de actos, lugar donde se celebró el concierto, la gran sala de bailes fué reformada por el Estado en 1940 tras su adquisición a la familia Bauer.

detalle lateral salon actos


El concierto suscitó gran expectación, prueba de ello fué la asistencia de un público que colmó el magnífico salón de actos.


Con los preludios nº 1, 3 y 4 de Villalobos comenzó su recital, con la concentración y claridad que nos tiene acostumbrados, con el indiscutible sello Breamniano.

.               ………………………………………..

Llegado el momento de la interpretación de las obras de Stephen Dodgson, explicó brevemente su reciente y ardua colaboración con el compositor asi cómo la interesante y profunda poética que le sugiere su música.

Tocó las piezas breves de Ode to the guitar (num.1) y que da nombre a la serie, Ragged Robin n.2) Hornets Nets n.9) y Villanelle n. 10) diez miniaturas que son la última colaboración del compositor con el pedagogo Hector Quine, para pasar a la mas extensa Merlín, obra en un movimiento en homenaje al poeta escocés Edwin Muir, de marcado carácter nostálgico, como su poema del mismo nombre y que Dodgson describe como forma de «doble rondó» y en la que dos temas contrastantes aparecen variados en la reexposición.

Terminó la primera parte del recital con el Tango María de Tárrega, muy celebrado por el público.

 

 

——– II PARTE –——-

 

Roberto Morón inició la segunda sección del recital con el Fandango variado op 16 de Dionisio Aguado volviéndo a demostrar la gran categoría del compositor madrileño gracias a su acrisolada versión.
La versión que ha llevado a replantearse nuevamente la obra al mísmisimo John Williams, una increíblemente sutil Asturias y los Rumores de la Caleta de Albéniz fueron las siguientes obras, dando muestras una vez mas de la perfecta conjunción del pensamiento musical del compositor catalán y la guitarra.

Continuaron las bonitas y animadas obras de Quintín Esquembre, Valsbrillante y Zapateado en las que agradeció a un amigo el habérselas dado a conocer y con las que terminó de «caldear» el ambiente.

 

 

 

 

 

 

 

Los estudios nums. 11 y 12 de Villalobos, que le acreditaron como ganador del premio Juliam Bream en su día, fueron las dos últimas obras interpretadas.

 

Dos preciosas propinas, Alborada de Tárrega y María Luisa de Sagreras redondearon el estupendo recital que sin duda, tras su impecable trayectoria ascendente, pone a Roberto Morón a la cabeza de los guitarrístas de su generación.

Visita el artículo del Maestro Angelo Gilardino sobre Roberto Moronn en el enlace siguiente:

https://carlokapuscinski.wordpress.com/2011/07/25/roberto-vuela-lejos-de-espana-por-angelo-gilardino-publicado-en-sei-corde/

 

…………………………………………………………………………………………………………

También puedes visitar la pagina web de Roberto y descubrir su magnífica discografía y eventos;

http://robertomoronnperez.com/

EL PINTOR AMABLE (a Luis Sobrino in memoriam)

Un importante pintor actual afirma que ser pintor en sus comienzos fué «diabólico» por sentirse vocacionalmente obligado a estar ocho horas inspirado, comprobar que solo lo estaba una o ninguna y resultándole esto insufrible, ponerse «al borde del suicidio». Otro pintor coetáneo, igualmente, dice que pintar para él es angustioso: empezar un cuadro es como disputar una batalla que tiene la sensación de perder casi siempre.

(paisaje en verano)

El pintor Luis Sobrino Pérez, persona de espíritu sereno y perspicaz muy estimada en la zona de El Burguillo, no conoce de estos «tormentos». En su pintura de colores poco saturados, casi puros, encontramos sencillez,coherencia, equilibrio y tranquilidad, demostrando así una vez más que el arte siempre es posible dentro de la tradición. Su estilo se puede definir como genuinamente realista español, como hombre que ama las cosas en su pureza natural que gusta percibir las cosas tal y como son (como la generalidad de los españoles, que poseemos esa peculiaridad artística). Podemos decir que es un sentimiento cósmico-psíquico, el goce estético con lo natural. La captación del instante, de la imagen, en la pintura de Luis Sobrino, produce en nuestra percepción una reacción subjetiva, íntima, el cuadro no termina en el lienzo.

Marina


De los 14 a los 18 años estudia litografía y grabado en la Escuela de Artes Gráficas de Madrid y dibujo lineal en la Escuela de Artes y Oficios de la capital igualmente,  compaginándolo con otras actividades.

EN LA DEHESA

Luis Sobrino ha asistido al Círculo de Bellas Artes de Madrid realizando apuntes del natural sobre modelos y afirma disfrutar realizando la figura humana.
Nunca ha abandonado su auténtica vocación, de hecho no cree en las vocaciones tardías, pero su actividad laboral ha sido muy distinta.

.


ERMITA
Entrada del pueblo
Rincón de la calle Las Matas

Su formación como pintor en las distintas técnicas (tinta, pastel, acrílicos, óleos, mixtos) se la debe a la excelente pintora y amiga Arancha Levenfeld, junto con la que ha participado en cursos monográficos al aire libre en parques y jardines de Madrid, además de otras temáticas.

(paisaje en primavera)

También ha realizado multitud de exposiciones individuales y colectivas con gran éxito de crítica y público que le proporcionan energías renovadas para la consecución de nuevas obras.


Luis Sobrino asegura encontrarse en un momento ideal de su vida entregado a su vocación, que complementa con la audición de buena música y la observación de la naturaleza.

Podemos decir con certeza que su pintura está cargada de humanidad fuera de todo patetismo y en la que no existe ningún tipo de agresividad, sordidez ó dureza, en definitiva: El arte de Luis Sobrino es un arte formal y reflexivamente amable!

Cerro Castrejón
Román

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&