LA MÚSICA DE LAS ESTRELLAS -buscando en nuestro interior- (por Antonio Hernández-Gil)

noche-estrelladaEl alma del universo está ensamblada con el número y la armonía, decía Platón en el Timeo. Durante la Edad Media el quadrivium se organizaba en cuatro disciplinas que giraban sobre la cantidad: la aritmética, que estudiaba la cantidad discreta en sí misma; la música, la cantidad comparada con otras, como proporción; la geometría, la cantidad continua fija; y la astronomía, la magnitud en movimiento. El papel nuclear de la música se reforzó en el Renacimiento con el neoplatonismo y la tradición hermética. La armonía no era solo el nombre de la consonancia, sino expresión del orden de los cuerpos celestes, las esferas, y por extensión, del universo. Todavía escribe Descartes en el siglo XVII un compendio de música, que, al poco de morir, se publicaría en un volumen junto a su Discurso del Método y los tratados sobre la Mecánica y la Dióptrica y los Meteoros. Para Descartes la teoría de la música no se agotaba en el estudio de las proporciones entre los sonidos y sus combinaciones, sino que debía considerar sus efectos sobre el oyente y la capacidad de suscitar compasión ó dolor. Un siglo después Rousseau compone algunas óperas y la mayor parte de los artículos sobre música de la Enciclopedia, que supervisa D´Alembert, matemático. No debe ser casual que provenga de un músico la idea del contrato social como convenio implícito para la convivencia, ¿Qué otra cosa son los conciertos, la música de los conjuntos?

rousseau geneveSi trazamos una flecha en una dirección arbitraria del tiempo y vemos que avanza a través de una serie de sucesos cada vez mas aleatorios, su dirección es la del futuro, enunciaba Eddington en The nature of physical world (1929). De donde se deduce que la información recibida de nuestro entorno es cada vez mayor y que la unidad del universo se desmiembra, se pierden de vista los horizontes y la estructura compleja que los une en nuestra mirada. Ya no quedan personajes del Renacimiento que puedan absorver la practica totalidad del saber, o música o ingeniería industrial, por ejemplo. Ni tendría público la teoría de los fundamentos de Armonía que en la Ilustración protagonizaron Rousseau, D`Alembert, Rameau y Tartini.

XVII CICLO 2012 A.H./David O´DohertyEl conocimiento del lenguaje musical se ha convertido en algo marginal para especialistas formados en los guetos de los conservatorios. Sin embargo hay que conocer sus leyes para seguirlas, como hace la música popular, o para transformarlas, como no hace tanto hicieron en la Viena de Wittgenstein, conscientes del fin de una época, Schoenberg, padre de la música dodecafónica, y sus discípulos Webern y Berg. Ahi mas o menos seguimos, entre la música aleatoria y las recaídas en la tonalidad, con y sin leyes a la vez, eclécticos en época de incertidumbres, libres de ataduras. Antes que comprenderse, la música hoy se consume, igual que casi todo, y se consume en su formas mas digestivas, por no decir predigeridas, en cápsulas aparentemente inocuas que se venden por miles en los supermercados o se bajan de la red. A nadie parece ocurrírsele en estos años tan dados a vaivenes pedagógicos que la música sustituya a alguna hora de geografía local en la educación de nuestros jovenes. Ni siquiera hemos oído la propuesta de complementar la denostada educación para la ciudadanía cantándola a coro, con unas cuantas nociones de formación de acordes, al modo que alguna autonomía a intentado impartirla en inglés con la mediación de profesores intérpretes (¡buen destino la salmodia constitucional para músicos en paro!)

En este mundo orientado a la productividad, el aprendizaje y la práctica de la música no sólo aumentarían nuestra capacidad íntima de disfrute estético, por lo que valga, sino que tendrían gran utilidad, incluso ciudadana. Para empezar, el músico tiene que mirar hacia dentro de sí, ejercicio insólito en estos tiempos de contemplación nada mística de las pantallas que podría descoyuntar a más de uno, pero a cambio de una flexibilidad y una penetración útiles para menesteres menos líricos. Y buscar allí, despacio, el mapa cifrado de cada partitura donde las notas son sólo una pauta: la música surge de las más leves inflexiones de intensidad, timbre o pronunciación de frases, el anticipo o retardo de milésimas de segundo o de milímetro, el ritmo, los acentos, la dinámica de un pasaje o el equilibrio de un movimiento. Después, en la música de cámara, en la obras sinfónicas o corales, orientarse en los laberintos interiores de los demás, pactar un resultado que es mucho más que la agregación de cada voz, y que, de algún modo, hay que anticipar, traerlo a la memoria del futuro desde ese “topos uranios” de las ideas donde tal vez preexisten la Pasión según San Mateo de Bach o los últimos cuartetos de Beethoven. Un ejercicio de buceo en las profundidades del alma y en esa suerte de espacio comprimido de solidaridad que son el concierto o un rato de práctica alrededor de la mesa familiar, la Tafelmusik de Telemann que todavía tenía sentido a mediados del siglo XVIII, antes de que el romanticismo sacralizara la reproducción de la música, divinizara a los grandes intérpretes y esclerosara sus performances, sacándolas del ámbito de lo cotidiano para elevarlas a un Olimpo del que aún no han bajado y donde probablemente se pudran de soledad, repetición y aburrimiento.

duotafurdiaz
Pocas veces he disfrutado más de la compañía y de mí mismo que en las horas de ensayo, las mañanas de vuelta de la Universidad, cuando el sol entraba a rayas por el desorden de la cocina, calentando el mejor lugar para esparcir sin prisas las partituras y dos amigos (compañera del alma, Rocío) jugabamos a compartir un mismo pulso y casi las mismas ideas, con el pretexto de las fantasías para dos guitarras compuestas por un catalán de principios del XIX, afrancesado, español y universal que también cultivó la seguidilla, fusión de músicas y crítica: “no tocarán campanas cuando yo muera, que la muerte de un triste muy poco suena”. Otro siglo; otra sensibilidad. Fernando Sor, de lo mejor que los guitarrístas podemos llevarnos a los dedos. Música doméstica.

Hoy que tanto se habla de competencias, destrezas y habilidades como objetivos de la formación según Bolonia, hay pocas actividades tan cargadas de virtudes propedéuticas para otros ámbitos de la vida, tan ilustrativas de lo que hay de relacional en el mundo que nos rodea, de control microscópico sobre nuestra experiencia personal y colectiva, del músculo de la laringe al eco de los aplausos; con la potencia de explicar la sintonía, base de la convivencia, y la proporción base de la justicia. Y un lenguaje universal capaz de proyectarnos hacia una globalidad sin fronteras. Para que esa olvidada función formativa se cumpla será preciso conocer la música de un modo más riguroso y metódico que por la indiscriminada percepción de millones de señales acústicas apenas moduladas que nos agreden cada día y su atolondrada imitación. Habría que enseñarla como Dios (probablemente) manda. A comienzo del siglo VI Boecio (De institutione musicae) proclamaba que la música está asociada al hombre de forma tan natural que no podríamos prescindir de ella aunque quisiéramos y que la fuerza de la mente debe ser dirigida de modo que lo innato por naturaleza pueda también ser dominado por el conocimiento. Quince siglos de distancia sin auriculares no separan, ¿Qué son esos años en la historia de nuestra evolución como bípedos implumes o primates músicos, que viene a ser lo mismo y casa mejor con la idea ancestral de la armonía de las esferas? El argumento es sencillo. Prepararse para volver a lo esencial: el consuelo de la filosofía, los clásicos, la música entendida, la noche estrellada. Lentamente.

Antonio%20Hernandez-Gil_001[1]

 

AUREO HERRERO 2010 xv ciclo -del 15 agosto a 5 sept. –

 

                     

         El 15 de agosto, día de la apertura del XV Ciclo de conciertos Aureo Herrero, con la honorable e  inestimable presencia de D. Antonio Hernández-Gil que  expuso los motivos por los que retoma su actividad concertística en este concierto y resumió la larga y cercana  relación con su maestro  Áureo Herrero alrededor de unos 25 años, hecho excepcional en la actualidad.

Interpretó en la primera parte las Variaciones op.16 de  sobre un tema de Paisiello y otras obras de F. Sor en el más puro “sonido Áureo”.

En la segunda parte del concierto expuso también  el ideario sonoro de D. Aureo sobre la Suite en La menor de J.S. Bach, en la que su guitarra llegó a  la perfección lírica.

Al término del concierto D. Antonio Hernández-Gil fué nombrado Socio de Honor de la Asociac. Cultural A. Herrero por la Concejal de Cultura de El Barraco.

                                                                                                                                                                                 

 

&&&&&&&                                                                     

El 16 de Agosto actúo Arturo Tallini venido directamente desde el mismo  “corazón” de Roma, academia Santa Cecilia exactamente, que nos ofreció su sorprendente interpretación de la obra escrita para él mismo, Chahack de M. Pisati, improvisación acompañada sobre cinta magnética grabada previamente por el compositor -en la que intercaló fragmentos de la Chacona de Bach- y que fué muy aplaudida por el público por su complejidad interpretativa (se puede ver en You tube canal  de ministriles)

 

Otro momento de Chahack de M. Pisati.

Tres preludios de H. Villalobos y el Tema variado y final de M.M. Ponce completaron la primera parte del programa.

La segunda parte comenzó con una formidable Ciaccona de J.S. Bach que justificó dentro de un programa de tendencia vanguardista, como obra adelantada a su tiempo. Después, la Serenata per un satellite de B. Maderna con una representación casi teatral -ver you tube canal  de ministriles- cautivó la atención del público.

Con unas explicaciones concisas durante todo el concierto  que finalizó con la Sonata de A. Ginastera, quizá la mas “sinfónica” escuchada en este Auditorio Aureo Herrero, consiguió arrancar múltiples ¡bravos! del entusiasmado  publico.

Los bises de Tango en skai de R.Dyens y la interesante pieza Clapping de Steve  Reich finalizaron  el magnífico concierto de Arturo Tallini.

&&&&&&&&&&&&&&&


El maestro Piero Bonaguri nos ofreció su concierto intitulado “Música italiana para guitarra” el día 17 de Agosto en el que interpretó por primera vez en España obras de compositores italianos actuales.

Se proyectaron diapositivas de pintores expresionistas y del pop-art como ésta de Jasper Jhons ó David Hockney.

Las obras de P. Ugoletti, A. Guarnieri, R.Tagliamacco, G.Capelli y P. Molino escritas

para P. Bonaguri,  fueron interpretadas por vez primera en España.

El Maestro Bonaguri introdujo brevemente la intención musical de cada pieza, lo que sumado a las proyecciones de las pinturas,  recreó muy diversos e interesantes climas.

En la segunda sección del concierto hubo obras de Giuliani, Ghedini y las increíblemente virtuosísticas Sonatas de Paganini, que fueron muy alabados e impresionaron al público  asistente.

 Para terminar la enérgica jornada,  un   contundente  Capriccio Diabolico -Omaggio a Paganini- del gran Castelnuovo-Tedesco.

Una pieza más:  Estudio nº7 de Villalobos!!

&&&&&&&&&&&
&&&&&&&&&&

  
CONFERENCIA SOBRE HEITOR VILLALOBOS -día 18 de agosto 10 h.- por PIERO BONAGURI
El Maestro Bonaguri introdujo la nueva edíción de H. Villalobos de Frederick Zigante.

 En la  nueva edición de F. Zigante hay notas de diferentes tamaños según su importancia, conforme a indicaciones del compositor brasileño,  según investigaciones sobre las cinco ediciones conocidas.

Piero Bonaguri hace una desmostración con un ejemplo en una pieza de H. Villalobos

El Maestro Bonaguri respondió al final de la conferencia a todas las  preguntas planteadas

por la audiencia.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

El día 18 de agosto Javier Maíz participó en la primera parte  con piezas de F. Molino, M. Giuliani y M. Carcassi

Autores españoles: F.Sor, F. Tárrega, D. Fortea y “El noi de la mare” versión Llobet/Maíz.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
Carlos Manuel Díaz abrió la segunda parte con cinco piezas de Tárrega.

Oración de la mañana y Canción rusa ambas de Tchaikovsky,  la popular y  sentida  Ojos negros junto a  la característica  Dorogoi Dlinnoyu de B. Fomin (4 canciones rusas) fueron las siguientes obras interpretadas.

La música de Manuel López-Quiroga, siempre bien recibida por el público, sonó en los difíciles arreglos de Carles Trepat en 5 coplas: Bulerías de Antonio Torres, Solo, A la lima y al limón,  Romance de la otra y Tatuaje.

Siguientes obras:  4 Choros de Levanta Poeira,  en los  bellos  arreglos  de Marcus Llerena.

Un bis dedicado por el intérprete al Maestro Bonaguri y a su magnífica  conferencia: Choro nº1 de H. Villalobos.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Día 19 de Agosto. Tuvimos la suerte de escuchar al DÚO HESPÉRIDES -Ana María Pérez (flauta) y Adrián Calvo (guitarra)- con un magnífico repertorio culto de raíces populares.

Obras de J. Trulár (Sonatina), de E. Cordero (Fantasía Mulata) y M.D. Pujol (Suite B. Aires) en la primera parte.

                                                                                                                              En la parte segunda tres Danzas de E. Granados, el estreno absoluto de la obra LOCANGO, dedicada al dúo por su compositor Benoit Ducéne, y las siempre animadas Danzas Rumanas de B.Bartók.

Su brillante actuación terminó con una propina deliciosa,  una curiosa pieza de D. Milhaud como muestra de politonalidad: Corcovado.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

El dia 24 de agosto conmemoramos el bicentenario del nacimiento de F. Chopin con el concierto del grandísimo pianísta  Adalberto María Riva, bien conocido por las soberbias  actuaciones a las que nos lleva acostumbrando desde  hace varios años, recién llegado de la ciudad de Milán. Fué introducido por María Elisa Martín con  un breve pero sagaz relato de su vida, con datos interesantísimos que desvelaron una vez mas su genio musical, que eligió el camino compositivo pudiendo haber tenido una vida cómoda como concertísta.

Improvviso op 29, el colosal  Scherzo op 31, las graciosas Due Mazurke op 30 y Fantasia op 49 en una reflexiva primera sección.

Su eminente interpretación Chopiniana continuó con Berceuse op 57, Barcarola op 60, Valzer op 42 y la bravísima y conocida  Polonesa op 53

La elegancia y economía en el gesto contrasta con su  embriagador resultado sonoro.

Ante el gran éxito  obtenido el público le  reclamó hasta 4 bises!

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Día 25 de Agosto.  Antonio Bernaldo de Quirós Yazama -piano-

El abulense nacido en octubre de 1997 alumno de Leonel Morales y ganador de su primer concurso con 6 años, cuenta en su haber  igualmente   muy diversos concursos nacionales e internacionales.  En la parte primera interpretó una Sonata de Beethoven  y los Juegos de agua y la Alborada del gracioso de M. Ravel.

                                                                                                                            Microprimaveras 3, 4, y 5 de Antón García-Abril y el Andante Spianato y la Gran Polonesa op 22 de F. Chopin conformaron la segunda parte.

 Con una de las Microprimaveras de García Abril y el estudio Revolucionario de Chopin se despidió  agradeciendo al público su calidez.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Beatriz Fernández Campomanes -soprano- y Jose Ramón Echezarreta -piano-      Día 26 de Agosto

  Intérpretes asiduos a éste Festival,  hicieron las delicias del respetable con la genuina y espontánea voz de Beatriz en las Romanzas de La Rosa del azafrán(J.Guerrero), La del manojo de rosas y La Tabernera del puerto (P. Sorazábal) y con el vigoroso y experimentado piano de Echezarreta  con  el  intermedio de La Revoltosa,  entre otras, en una lírica primera sección.

                                                                                                                            Adiós a la bohemia(Sorózabal), El rey que rabió(Chapí), Preludio de La torre del oro(Giménez)

La chula de Pontevedra(Luna), La chulapona(Torroba), Preludio de La del manojo de rosas(Sorazabal) y  la Romanza

 de La Calesera(Alonso) de la segunda parte.

                                                                                                                                El escenificado y saleroso chotis de la Gran Vía de Chueca fué muy celebrado con aplausos por todos los asistentes.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Día 27 de agosto.

Una intensiva y fructífera jornada de estrenos absolutos. La inaguró  Karim Samah -guitarra- con la obra del compositor Suizo Raymond Vauterin, Trois sequences pour guitare seule.

A continuación el mismo K. Samah junto al violinista Evgeny Syrkin hicieron lo propio con una bonita obra: Comnivences para violín y guitarra de R. Vauterin dividida en: 1) Entrée 2) interlude 3) Final

                                                                                     

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::Trois 3 danses de nulle part pour 2 guitares  del mismo Vauterin presente en el estreno,  fueron interpretadas igualmente que el resto de obras por primera vez en la  ya con mucha solera  sala Aureo  Herrero por el prestigioso dúo Kettarah. ::::::::::::::::

En la segunda sección del concierto se estrenó el Quinteto op. 6 de Antonio Domínguez Buitrago, compositor y solísta,  junto al cuarteto Isadora formado por Evgeny Syrkin y Celia Sanabria (violines),Artaches Kazarian(viola) y Mikhail Milman(Chelo), una interesante obra dividida en tres partes que describen  diferentes etapas de la vida: 1) Moderato rítmico,  en la que las cuerdas al aire recrean la época de la infancia en un clima de inocencia y espontaneidad. 2) Adagio obstinato -juventud- describe un mundo de inseguridad y obsesión por sí mismo, en un clima lírico con los instrumentos en total independencia, creando una tensión romántica. 3) Allegro -madurez- un motivo en imitación crea una atmósfera de angustia y opresión. Acaba repentinamente en un precipitado diminuendo creando un vacío sin respuesta. (canal de ministriles –  you tube)

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::La siguiente obra interpretada fué el monumental Quinteto op 143 de M.C.Tedesco en sus cuatro movimientos: 1)Allegro 2)Andante Mesto 3)Scherzo y IV) Finale, poniendo el broche de oro a la brillante sesión.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

29 de Agosto//

La grata formación del ARUNTRÍO -Clarinete Miguel Expósito -Oboe Pablo Iglesias Jez.  y -Fagot Alejandro Climent ofreció un delicioso concierto con una polirrítmica Sonatina de Sandor Veress profesor de la escuela húngara Franz Listz en Budapest y maestro de G.Ligety y G. Kúrtag,  en tres movimientos, y el divertimento nº2 de Mozart en cinco movimientos en la sección inicial.

Segunda parte: conformada por dos obras de compositores franceses, el Divertissement, bonita obra de Jean Francaix que recrea un ambiente cirquense en cuatro movimientos y las estupendas cinco piezas en trío de Jacques Ibert, compositor de ingeniosa y colorida música. conocido por sus óperas y bandas sonoras de películas.

Dos regalos más como despedida: las variaciones sobre un tema francés Ah! Vous dirae-je maman de Mozart y la Obertura de La Gran vía de Chueca,  en un precioso arreglo para esta formación.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

30 de Agosto//

El Grupo Ávila Pulso y Púa ofreció un cuidado concierto conformado  en su mayoría con obras clásicas conocidas como el Aria de de la Suite 3 de J.S.Bach ó la hermosísima Suite nº2 en si menor (Rondó-Polonesa-Minuetto-Badinerie) ó el Adagio de Albinoni.

Momento musical de Schubert, Pequeña serenata nocturna y Minuetto de Boccherini sonaron con nitidez en la espléndida Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

La directora Elena Berrón con la colaboración del público siguiendo sus indicaciones, interpretaron ya en un marco quasi pedagógico, la Primavera de Las cuatro estaciones de Vivaldi.

Con una magnífica versión de la música de la película La vida es bella de N. Piovani y el simpático Reloj Sincopado de L.Anderson el Grupo Ávila Pulso y Púa puso fin a este variado concierto del que el público disfruto enormemente.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

3 de Septiembre.

La  Coral AMICUS MEUS bajo la dirección de Gustavo Sánchez, faceta que compagina con la de investigador musical y profesor asociado en el departamento de la Universidad Autónoma de Madrid, dió un concierto principalmente de música religiosa con obras de Palestrina, T.L. de Victoria, Beethoven, Bruckner, Kódaly, Cherubini y Mozart.

 

Te Deun guaraní de E. Morricone y Go, so loved the World, de J. Stainer

Dos interpretaciones mas, fuera de programa: Caminante de J.M. Serrat y la popular Canto a Castilla.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

4 de Septiembre de 2010.

Como colofón guitarrístico del XV Ciclo de conciertos,  la sala Áureo Herrero recibió la prestigiosa guitarra del Catedrático, en el R.C.S.M de Madrid y en los Cursos Internacionales Andrés Segovia de Santiago de Compostela, Jose Luis Rodrigo.

En la primera parte, Sonata op 22 de F. Sor y Sonatina de F.M.Torroba dando una lección de pundonor y coherencia interpretativa.

Abrió  la segunda sección del concierto con  las preciosas piezas de V. Asencio, Collectici Intim, que dieron paso a las muy interesantes  Cuatro Piezas Breves de Miguel del Barco (*) en su estreno absoluto (Andante-Allegro-Moderato-Allegreto) muy celebradas por público y bajo la atenta mirada del compositor, allí  presente.Cuatro piezas breves de M.del Barco -estreno absoluto-

Las Cuatro piezas breves de Miguel del Barco están dedicadas a Jose Luis Rodrigo por un vínculo de entrañable amistad que les une a través de su trabajo de docencia en el R.C.S.M. de Madrid. En general, carecen de una estructura formal definida y una tonalidad determinada. La necesaria unidad se consigue a través de pequeñas células rítmicas facilmente identificables en un orden cambiante. (Palabras del propio compositor Miguel del Barco, a su vez también Organista, Catedrático y Director del R.C.S.M de Madrid durante tres décadas)

Cuatro piezas breves para guitarra dedicadas a Jose Luis Rodrigo

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Una esmerada Invocación y Danza de Joaquín Rodrigo y un último Capricho a modo de despedida (el Árabe)

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Jose Luis Rodrigo es nombrado SOCIO DE HONOR de la Asociación Cultural Áureo Herrero al final de su magnífico concierto, entregándole el diploma el también homenajeado profesor del Conservatorio de Ávila, Salvador Gómez Tejeda.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Se pueden seguir el resto de actuaciones a través del canal de ministriles (you tube) ó bien en la dirección www.aureoherrero.org

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

  Atencióm al sorprendente minuto 5:55 !!