LOS MUERTOS ACTIVOS (extracto del artículo de Javier Marías)

Sviatoslav Richter murió en 1997,  hace ahora doce años, y yo lo había visto tocar una vez vez en La Fenice de Venecia, en marzo de 1986, con un programa de Beethoven, Schuman y Brahms. Y en una de esas escuchas de su CD me vino un pensamiento infrecuente -quizá por perogrullesco-, cuando debería ser frecuentísimo: ” Qué raro”, pensé, estoy oyendo tocar el piano a un muerto, al que además ví vivo en persona hace ya mucho tiempo. En algún momento, incluso, al tratarse de grabación de recitales, oigo como respira, de la misma manera que en tantos discos de Glenn Gould se le oye tararear levemente la melodía por encima de su piano, eso que irrita a tantos aficionados. Y encima estoy oyendo lo que compuso otro muerto mucho más antiguo, que nunca pudo grabar nada”. Sigue leyendo